¿Quieres saber si eres un falso autónomo y cómo actuar?

¿Qué es un falso autónomo?

Básicamente, un falso autónomo o falsa autónoma es un trabajador al que la empresa exige convertirse en autónomo para poder trabajar pero cumpliendo todas las características del trabajo por cuenta ajena. De esta manera, la empresa se ahorra el coste de Seguridad Social y el trabajador deja de tener los derechos que le corresponderían como asalariado.

¿Cómo saber si soy un falso autónomo?

Las falsas y falsos autónomos no son exclusivos de ningún sector ni actividad ni tienen un rango de edad limitado. Hay tres factores que determinan lo que es el trabajo por cuenta ajena, contrarios al trabajo por cuenta propia o trabajo autónomo:

Si incumples como autónoma o autónomo estos tres requisitos (ajenidad, dependencia y retribución), posiblemente no lo seas en realidad y estén usando contigo esa figura de manera fraudulenta.

Prejuicios de ser falso autónomo/a

  • Tendrás las mismas obligaciones que el resto de la plantilla -o, en el caso de empresas que sólo contratan falsos autónomos, las mismas que tendría un trabajador o trabajadora asalariada- pero deberás pagar íntegramente tu propia cotización a la seguridad social.
  • No tendrás los derechos reconocidos por el convenio del sector en el trabajas.
  • No tendrás derechos a vacaciones retribuidas, excedencias o reducciones de jornada. Si no trabajas, no cobras.
  • Podrán despedirte cuando quieran, sin causa, sin indemnización y sin finiquito.

Rider, glover, juicer… ¡Que no te engañen!

Las empresas que contratan a falsos autónomos suelen revestir sus contratos mercantiles de un vocabulario destinado a desvincular la relación laboral que existe entre el trabajador y la empresa.

Los llaman riders, glovers o juicers, a veces incluso sin recurrir a neologismos los consideran “colaboradores”…, precisamente para evitar el concepto de trabajadores, lo que crea confusión en muchas personas, que ignoran su categoría contractual. Así, este fraude que cometen las empresas queda oculto tras el desconocimiento social y poco a poco va cambiando la mentalidad de la sociedad, que normaliza esta precariedad.

Los falsos autónomos no existen exclusivamente en los entornos de la nueva economía digital o de “plataforma”. La industria, la logística y el transporte o el sector servicios (medios de comunicación, psicólogos, vendedores a domicilio…) tienen entre su plantilla muchos falsos autónomos.

¿Y si he firmado un contrato como autónomo?

A efectos jurídicos, carece de validez. Aunque hayas firmado un contrato mercantil, si no cumples las características del trabajo por cuenta propia, eres, de facto, un trabajador por cuenta ajena y tienes derecho a que la empresa te reconozca como tal. Diga lo que diga el contrato que tengas, la realidad fáctica prevalece frente a la contractual. Así lo afirma la jurisprudencia al respecto.

¿Qué hago si soy un falso autónomo?

Sabemos que muchas veces es muy difícil dar el paso y asumir el riesgo de hacer frente a los abusos de tu empresa. Por eso, UATAE ha abierto esta herramienta del Observatorio para orientarte en cada paso a dar. Puedes informarte sobre cómo denunciar oficialmente aquí

Además, queremos, a través de esta web, poder hacer un seguimiento de este fenómeno en España, por sectores y territorios, y para ello también nos ayuda que puedas hacernos llegar tu caso como denuncia anónima

Menú